1. Inicio
  2. Blog Refinitiv
  3. Insights del mercado
  4. Market Voice: ¿los precios del petróleo han alcanzado ya su tope?

May 05, 2021 | INSIGHTS DE TRADING

Market Voice: ¿los precios del petróleo han alcanzado ya su tope?

Ron Leven
Ron Leven
Catedrático de Economía en la Universidad de Duke

Tras el colapso que provocó la pandemia en los precios del petróleo, el mercado reaccionó y logró recuperarse. Ahora, con los precios al borde de la estabilidad, Market Voice, la columna mensual de Refinitiv, analiza si el nivel actual representa solo un "respiro" o si el valor de la materia prima ya ha alcanzado su techo.

  1. Tras la caída de los precios del petróleo provocada por el Covid-19, las condiciones comerciales se normalizaron y el precio subió en línea con la recuperación económica mundial.
  2. El valor del barril del commodity actualmente es estable, en alrededor de US$ 60, y una serie de factores determinarán su dirección futura, incluida la demanda, el fracking (fracturación hidráulica) en los estados unidos y las políticas desconocidas de Arabia Saudita.
  3. Con el aumento de la producción y la popularidad de los automóviles eléctricos, habrá un impacto negativo en las perspectivas a largo plazo de los precios del petróleo.

En los últimos años, el exceso de oferta ya ha estado afectando el mercado del petróleo, llegando a hacer que el espacio de almacenamiento sea extremadamente escaso al comienzo de la pandemia.

El colapso repentino de la demanda global ha afectado por completo al mercado energético, ya que no se pudo disponer de un excedente aún mayor del producto. Entonces, en el momento en que se debían liquidar los contratos de futuros de abril de 2020, vimos que el precio del petróleo entraba de forma temporal en territorio negativo (a -US $ 40 / bbl) para "limpiar" el mercado.

Incluso con este shock, las condiciones comerciales se normalizaron rápidamente y los precios volvieron a un nivel positivo tan pronto como se firmaron los contratos de abril.

Refinitiv Eikon Descubra nuestro completo conjunto de herramientas para impulsar su análisis de los mercados financieros

Precios del petróleo: recuperación en línea con la economía

Desde entonces, la commodity se ha apreciado gradualmente, tras la reorganización de la economía mundial. 

El gráfico 1 indica el desempeño del petróleo desde principios de 2020. Pero, en lugar del contrato rolling front, mostramos lo siguiente para eliminar el movimiento extremo que fue la liquidación del contrato de abril.

En ese momento, el contrato para el mes siguiente, la venta de mayo, por ejemplo, cayó drásticamente, pero nunca fue negativo.

Este indicador del precio del petróleo, menos distorsionado, siguió al mercado de valores estadounidense (representado en el gráfico por el índice S&P 500). Sin embargo, dado que las acciones han seguido una tendencia alcista, el precio alcanzó un máximo de US$ 65 y terminó estabilizándose en poco menos de US$ 60.

Entonces, nuestra pregunta es: ¿se trata de una pausa temporal o ya se ha apreciado el petróleo al máximo?

Gráfico 1: SPX y el precio del petróleo (NYMEX)

Fuente: Eikon 

Como podemos ver en el gráfico 2, basado en la Agencia Internacional de Energía (AIE), los precios del petróleo siguen el equilibrio de la demanda neta global. En otras palabras, una oferta más restringida se asocia con precios más altos.

Excepto por la agitación que presenciamos en la primavera (en el hemisferio norte) de 2020, la dirección y la magnitud de los movimientos de precios trimestrales han sido consistentes con la dinámica de la demanda versus la oferta.

La buena noticia es que la apreciación de la materia prima hasta el nivel actual de 60 dólares se vio respaldada por el constante ajuste de la demanda durante 2020. Pero, según las proyecciones de la AIE, incluso con la economía mundial recuperándose de la pandemia, no veremos un ajuste significativo en la demanda hasta finales de 2022.

Gráfico 2: Demanda mundial neta trimestral y comportamiento del precio del petróleo

Fuente: Eikon y la Agencia Internacional de Energía (AIE)

Después de todo, ¿las noticias son realmente buenas?

Siempre hay dos lados del equilibrio entre oferta y demanda. A través del fracking, Estados Unidos ha sido una fuente importante de aumento de la oferta en los últimos años. Como se muestra en el gráfico 3, la producción de petróleo de Estados Unidos respondió a la recuperación de los precios en la primera mitad de 2020, pero la oferta alcanzó su punto máximo durante la segunda mitad del año y se mantiene cercana a los niveles de fines de 2018.

La producción mundial también mostró una reacción, y en diciembre de 2020 alcanzó los 75 millones de barriles diarios. Esta cantidad, sin embargo, todavía estaba un 10% por debajo del nivel del año anterior.

Gráfico 3: Producción semanal de petróleo y precio del petróleo en Estados Unidos.

Fuente: Eikon 

Las perspectivas para el suministro internacional siguen sin estar claras debido a las señales mixtas de Arabia Saudita. El 17 de febrero, el país había anunciado su intención de incrementar la oferta en los próximos meses, pero poco después, en marzo, indicó que la mantendría estable.

Sin embargo, los saudíes tienen dos razones de peso para querer limitar el aumento de los precios del petróleo. Primero, siguen en conflicto con Rusia por su política de apoyo al régimen de Assad en Siria, y pueden ver precios más bajos de las commodities como un medio para frenar la capacidad de Putin de brindar apoyo militar continuo al dictador.

Otra razón (y quizás esta sea la razón principal) es que al ritmo actual de bombeo, las reservas de petróleo de Arabia Saudita no se agotarán durante casi un siglo. Por lo tanto, deben considerar que una ganancia a corto plazo eventualmente conduciría a algo negativo a largo plazo, ya que podría acelerar el paso hacia combustibles alternativos y/o tecnologías de ahorro de energía.

Vea: Eikon – The ultimate set of tools for analysing financial market

center
01:40

La amenaza de los autos eléctricos

El éxito del Model 3 de Tesla ha dejado en claro que los vehículos eléctricos son el futuro.

E incluso las mayores petroleras ya se están preparando para esta realidad. Exxon y BP, entre otros, han estado trabajando con la estimación de que la producción de vehículos eléctricos alcanzará los 100 millones de unidades al año en tan solo dos décadas. Además, hemos visto un fuerte vínculo entre el desempeño de las acciones de Tesla y el precio del petróleo.

El gráfico 4 indica que cuando el índice SPX tiene un rendimiento inferior al de las acciones de Tesla, el precio de la materia prima generalmente cae. Pero hubo una divergencia dramática: aunque el SPX está alcanzando nuevos récords, lo mismo ocurrió con Tesla, que ha mantenido la trayectoria relativamente alta establecida desde el comienzo de la pandemia.

Incluso si asumimos que Covid-19 ha distorsionado permanentemente esa relación, el sólido desempeño de Tesla parece ir en contra de la posibilidad de un mayor aumento en el valor del petróleo.

Gráfico 4: Rendimiento de Tesla y precio del petróleo

Fuente: Eikon 

Perspectivas a medio y largo plazo

Con el fin de los automóviles a gasolina, tendremos una demanda de electricidad mucho mayor.

Y, dado que el petróleo sigue siendo una fuente importante de generación de energía, la adopción de automóviles eléctricos será beneficiosa para su precio. Sin embargo, como podemos ver en el gráfico 5, la Agencia de Información Energética de Estados Unidos cree que la mayor parte de la producción eléctrica futura provendrá del gas natural y otros combustibles alternativos, con solo un crecimiento marginal en el uso de la commodity.

Si continúa la recuperación de la actividad económica mundial, las perspectivas a corto plazo para el petróleo parecen ligeramente positivas, pero se espera que el nivel de 65 dólares limite el mercado.

De hecho, las proyecciones de la AIE sugieren que hay pocas ventajas para el combustible hasta al menos 2022, aunque no podemos descartar un salto inesperado en la actividad económica global, que llevaría a nuevos máximos.

Sin embargo, el movimiento aparentemente inevitable hacia los vehículos eléctricos pinta un panorama estructural negativo a largo plazo para la demanda de petróleo, ya que el uso de energía debe desplazarse hacia otras fuentes.

El gas natural es el gran ganador en este proceso de cambio, ya que será la principal fuente de generación eléctrica en el futuro. Y no debemos olvidarnos del cobre, materia prima de la multitud de cables que transmitirán el flujo de electricidad de las plantas a los consumidores.

Gráfico 5: crecimiento proyectado de las fuentes de producción de electricidad mundial en 2050

Fuente: Agencia de Información Energética de Estados Unidos