December 11, 2023 | ANALISIS

Mercados argentinos esperan un 'golpe' fiscal a la economía mientras se prepara el plan de choque de Milei 

Servicio en español de Reuters para América Latina
Reuters
Jorgelina do Rosário
Jorgelina do Rosario
Emerging Markets Correspondent, Reuters London
Walter Bianchi

Walter Bianchi 

Corresponsal en Reuters

Los argentinos pueden tener motivos para preocuparse por la promesa del nuevo presidente Javier Milei de aplicar una dolorosa terapia de 'shock' económico, pero los mercados están interesados ​​y esperan que el libertario otorgue a la economía un "firme empujón" cuando presente su plan esta semana.

El economista libertario reafirmó el domingo los planes de duros recortes de gasto para abordar la peor crisis económica del país en dos décadas y desacelerar la inflación que ronda cerca del 150%, aunque advirtió que la situación empeoraría antes de mejorar.

"No hay plata", dijo repetidamente en su discurso inaugural, prometiendo tomar decisiones difíciles incluso si eso significa más dolor para el país. "El desafío que tenemos por delante es titánico", señaló.

Analistas dijeron que Milei, que se ganó a los votantes con un plan económico "motosierra" para recortar el gasto estatal y revertir un profundo déficit, necesita seguir adelante con esta dura promesa. Su victoria electoral ha impulsado las acciones y los bonos en las últimas semanas.

"El dicho de Milei de 'sangre, trabajo, lágrimas y sudor' no es sólo retórico, sino una medida deliberada para moderar las expectativas e infundir urgencia antes de lo que será un camino fiscal desafiante", dijo Mariano Machado, analista principal para las Américas de Verisk Maplecroft.

"Más allá de los discursos apasionados, la gobernanza eficaz es el eje de la estabilización, y el manual de estrategia de la nueva administración sigue siendo un enigma", añadió Machado.

Se espera que el ministro de Economía de Milei, Luis Caputo, anuncie el martes un paquete de medidas económicas, mientras los inversores están atentos a una devaluación del peso, ahora controlado por controles cambiarios, recortes del gasto público y posibles privatizaciones.

En su discurso inaugural, Milei dijo que un ajuste fiscal del 5% del producto interno bruto impactará al Estado pero no al sector privado, sin brindar ningún detalle.

"El foco de Milei está en eliminar el déficit fiscal, el talón de Aquiles de la economía argentina", dijo Kezia McKeague, directora regional de McLarty Associates en Washington, que asesora a empresas multinacionales en Argentina.

Recortando

Los recortes podrían provenir de la eliminación de subsidios de las tarifas públicas, la reducción de los gastos de capital y la reducción de las transferencias fiscales a las provincias, dijo Fernando Marull, fundador de la consultora económica FMyA, con sede en Buenos Aires.

Marull dijo que el recorte del 5% era "alcanzable", pero el riesgo de gobernabilidad es el principal obstáculo, ya que cuatro de cada 10 argentinos son pobres. "Creo que tiene una ventana de seis meses. Si lo logra, Argentina volverá a la arena internacional".

Otros coincidieron en que el tiempo era esencial para Argentina.

"Será crucial que la nueva administración recupere rápidamente la confianza", dijo el economista Gustavo Ber, añadiendo que el gobierno necesitaba apoyo social y legislativo dado el probable dolor económico que se avecina y el aumento de la inflación.

"El panorama macroeconómico es, por decir lo menos, aterrador. Aunque la inflación ya ha alcanzado su nivel más alto en los últimos 30 años, todo indica que lo peor está por llegar", dijo la consultora GMA Capital Research.

Milei necesitará reconstruir las agotadas reservas del banco central que los analistas estiman en un déficit neto de 10.000 millones de dólares, aliviar una recesión inminente, reducir la pobreza del 40% y renovar un fallido programa de 44.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

Sus primeras semanas pueden marcar la pauta.

"Para salir de esta situación será necesario que el nuevo gobierno actúe rápidamente y elimine los controles de capital lo antes posible", afirmó Lautaro Moschet, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Morgan Stanley dijo en un informe que sin un programa económico fuerte, Argentina podría necesitar debilitar drásticamente su tipo de cambio, que actualmente cotiza alrededor de 365 unidades por dólar y podría duplicar el precio de los billetes verdes.

"Un ajuste cambiario parece inevitable", dijo el banco de inversión en una nota el 7 de diciembre, añadiendo que podría debilitarse a 700 pesos por dólar. "Una economía sin un programa económico creíble puede necesitar compensar con un tipo de cambio más débil para atraer inversiones". 

Descubra nuevas oportunidades con datos y contenido exclusivos ofrecidos por Eikon.