May 29, 2023 | DUE DILIGENCE DE TERCEROS

Due diligence de terceros: un arma importante en la guerra contra el trabajo esclavo

Refinitiv Logo
Refinitiv
Editor

En medio de las crecientes denuncias de personas sometidas a condiciones de trabajo análogas a la esclavitud en Brasil, un nuevo episodio del podcast de riesgo Desenrola Brasil, de Refinitiv, ayuda a trazar un panorama del problema en el país y alertar a las empresas sobre los riesgos de negligencia en la due diligence de terceros.

1.   Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que en 2021 unos 50 millones de personas vivían en condiciones de trabajo análogas a la esclavitud en todo el mundo.

2.   Existen ciertas vulnerabilidades que llevan a estas personas a ser explotadas, y la mayor de ellas es la vulnerabilidad socioeconómica.

3.   En Brasil, las empresas que adoptan este tipo de conducta pueden entrar en la Lista Sucia de Trabajo Esclavo del Ministerio de Trabajo y Empleo (TEM), lo que será letal para su reputación.

Para recibir más información basada en datos directamente en su correo electrónico, suscríbase al boletín semanal Refinitiv Perspectives

En los últimos meses, el tema "trabajo esclavo" ha saltado a los titulares de los principales vehículos de noticias después de que el Ministerio Público de Trabajo (MPT) denunciara la implicación de tres grandes bodegas brasileñas con 207 personas rescatadas de condiciones laborales análogas a la esclavitud en Bento Gonçalves, en Rio Grande do Sul. Apenas salió a la luz el escándalo, las empresas se presentaron públicamente para explicar que los trabajadores en cuestión no eran empleados directos suyos, sino de una sub-contratista, y que nadie tenía idea de que algo tan horrible pudiera estar ocurriendo en su cadena de suministro.

Fue inútil. Se vieron obligados a firmar con el MPT un Término de Ajuste de Conducta (TAC) y asumieron 21 obligaciones de qué hacer (y no hacer) para mejorar el proceso de contratación de servicios, con la fiscalización de las condiciones de trabajo y los derechos de los trabajadores propios y subcontratados -además de pagar 7 millones de reales (divididos entre las tres bodegas) como indemnización.

Este caso reciente es un ejemplo perfecto de los riesgos que entrañan las cadenas de suministro y de la importancia de mantener un programa avanzado de due diligence de terceros. Incluso si la empresa tiene las condiciones financieras para contratar un buen abogado que la ayude con los trámites legales y con el pago de las multas, hay un tipo de daño que es mucho más difícil de contabilizar a corto plazo: el daño a la imagen de la empresa, algo que puede pender indefinidamente sobre una marca que tardó décadas en establecerse en el mercado.

Fue con esta historia aún fresca en nuestras mentes - y que precedió a una serie de denuncias de condiciones de trabajo análogas a la esclavitud en Brasil en las semanas siguientes - que decidimos abordar esta cuestión en nuestro nuevo podcast de riesgo semanal, Desenrola Brasil. Para ello, invitamos a Ruth Helena Alves da Mota, gerente del equipo global de analistas de World-Check, que nos ayudó a aclarar las principales dudas sobre un tema que debería haber quedado en un pasado lejano, pero que lamentablemente sigue siendo actual tanto en nuestra sociedad como en el resto del mundo. Consulte los principales puntos abordados en nuestro webinario y entienda cómo su empresa puede ayudar a combatir este mal.

¿Qué es considerado "trabajo esclavo"?

El artículo 149 del Código Penal brasileño define como condiciones de trabajo análogas a la esclavitud las que tienen los siguientes elementos: condiciones de trabajo degradantes que violan derechos fundamentales, vulneran la dignidad y ponen en riesgo la vida y la salud del trabajador. Estas situaciones incluyen jornadas de trabajo excesivas, amenazas a la persona y a su libertad, privación del derecho de ir y venir, etc. "Es importante subrayar que estas condiciones pueden darse por separado o conjuntamente. Es decir, basta una de ellas para caracterizar una condición laboral análoga a la esclavitud - por cierto, este es el término oficial, ya que 'trabajo esclavo' se refiere a una práctica abolida en Brasil ya en 1888", explica Ruth Helena Alves da Mota.

La especialista de World-Check también destaca el hecho de que, en la mayoría de los casos, los trabajadores son obligados a continuar en sus actividades mediante agresiones, amenazas o incluso porque tienen "deudas" con el empleador (siendo este último motivo una de las principales formas de mantener a las personas en esta condición). "También son muy frecuentes las jornadas agotadoras, es decir, cuando se trabaja más de 12 horas diarias, a veces sin ningún tipo de descanso. Esto ocurría con bastante frecuencia en la ciudad de São Paulo, cuando los inmigrantes, principalmente de Bolivia y Perú, eran mantenidos en condiciones análogas a la esclavitud en el barrio de Bom Retiro para confeccionar ropa", advierte.

Según un reciente estudio del sector de la moda, sólo el 22% de las marcas de ropa brasileñas revelan datos sobre las condiciones de trabajo de sus empleados, una cifra asombrosa que puede llevar a las empresas del sector a graves pérdidas de reputación y financieras si no empiezan a cumplir los requisitos de transparencia que exige actualmente el mercado.

¿Por qué esto sigue ocurriendo en pleno siglo XXI?

Cuando oímos hablar de casos de explotación como estos, una de nuestras primeras reacciones (después de la indignación) es pensar: "¿pero qué lleva a la gente a dejarse engañar de esta manera?".

Como se dijo en nuestro webinario, la principal razón para que los trabajadores caigan en este tipo de trampas es la ilusión de que vivirán en mejores condiciones, ya sea en el extranjero o en cualquier otro lugar. "Hay ciertas vulnerabilidades que llevan a las personas a ser explotadas, y la mayor es la vulnerabilidad socioeconómica. Las víctimas suelen ser desempleados o personas con bajos ingresos, y muchas de ellas no han tenido la oportunidad de estudiar", explica la gerente global de World-Check.

En otras palabras, detrás de este mal social hay una vasta red criminal que incluye desde individuos encargados de identificar y atraer a ciudadanos en condiciones vulnerables hasta aquellos falsos empresarios que los embaucarán en condiciones de explotación -por cierto, este es el mismo camino que sigue la trata de personas, práctica que va de la mano con el "trabajo esclavo"-.

Durante el reclutamiento, a los trabajadores se les suelen ofrecer billetes a su destino (ya sea en su propio país o en el extranjero), documentos (a menudo falsos) y alojamiento. Pero en cuanto los trabajadores llegan al lugar, se dan cuenta de que las condiciones de trabajo son muy distintas de las que se les habían prometido, además de tener que hacer frente a deudas supuestamente referidas al pasaje, alojamiento, comida, etc. "De un momento a otro, estas personas se encuentran con deudas que no pueden pagar, en un ciclo de explotación sin fin", añade Alves da Mota.

¿Se trata de un problema mundial?

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se calcula que en 2021 alrededor de 50 millones de personas vivían en condiciones de esclavitud en todo el mundo; en 2016, el número de esclavizados era de 10 millones menos. Como explica la OIT, este aumento se produjo en un contexto de conflictos crecientes y más complejos, degradación ambiental generalizada, migración inducida por el clima, retroceso global de los derechos de las mujeres e impactos económicos y sociales de la pandemia del Covid-19.

En Brasil, 55.000 trabajadores fueron rescatados de esta condición entre 1995 y 2020. De ellos, el 92% eran hombres, el 22% trabajaba en plantaciones de caña de azúcar y el 31% en actividades ganaderas. Entre ellos, 32% eran completamente analfabetos y 39% aún no habían concluido la mitad de la enseñanza primaria (lo que coincide exactamente con lo que dijimos anteriormente sobre la cuestión de la vulnerabilidad).

Según los datos más recientes de la División de Fiscalización para la Erradicación del Trabajo Esclavo (DETRAE) - y compilados hasta el 20 de marzo de 2023 - 2008 fue el año con más denuncias de trabajadores en esta situación en Brasil, con 1.456 personas rescatadas. En segundo lugar está 2023, con 918 individuos retirados de esta condición sólo en los tres primeros meses del año, lo que constituye un asustador promedio de 300 personas por mes, diez personas por día.

¿Qué ocurre con las empresas implicadas en el trabajo esclavo?

Como se detalla en el webinario, el Ministerio Público del Trabajo (MPT) es responsable de realizar las acciones de búsqueda e incautación y la liberación de estos trabajadores, cuantificando e identificando a los empleados encontrados. Posteriormente, el Poder Judicial del Trabajo puede celebrar un Término de Compromiso de Ajuste de Conducta, en el que la empresa infractora se compromete a no repetir este delito. Generalmente, también es obligada a pagar una multa rescisoria o una indemnización y a regularizar la situación de ese trabajador ante la ley. Además de esto, se puede entablar una acción civil pública o tomar cualquier otra medida judicial adecuada - sin olvidar las consecuencias penales previstas en el artículo 149 del Código Penal brasileño.

También en 1995, el Presidente Fernando Henrique Cardoso creó el Grupo Especial de Fiscalización Móvil, formado por inspectores del trabajo, agentes del Ministerio Público del Trabajo, de la Policía Federal, de la Policía Federal de Carreteras y del Ministerio Público Federal. Este grupo, que depende directamente del Ministerio Público del Trabajo, tiene hoy un papel muy importante en la represión de este tipo de crimen.

En 2008, también se implementó el Plan Nacional de Erradicación del Trabajo Esclavo, que garantiza a los trabajadores rescatados sus derechos laborales atrasados, como el seguro de desempleo, así como la posibilidad de demandar al empleador por daños morales. "A veces, las empresas se anticipan y firman un Término de Compromiso de Ajuste de Conducta para pagar este tipo de indemnización", subraya el especialista de World-Check. 

¿Cómo puede su empresa ayudar a combatir este mal?

Bueno, en primer lugar es importante recordar que las empresas que se involucran en este tipo de conducta pueden entrar en la llamada Lista Sucia de Trabajo Esclavo del Ministerio de Trabajo y Empleo (TEM) - algo que será fatal para su reputación, que deja una mancha en el nombre y la historia de la organización que es casi imposible de borrar. Y, al contrario de lo que muchos piensan, para encontrarse en esta situación no es necesario que la empresa sea directamente responsable de la explotación del trabajador; basta con contratar los servicios de una subcontratada que emplee mano de obra esclava.

Por eso, en primer lugar, es fundamental que las empresas investiguen cada eslabón de su cadena de suministro, estableciendo para ello un programa eficaz de due diligence de terceros, como los que ofrece World-Check de Refinitiv. "¿De qué sirve que una marca diga que está comprometida con los derechos humanos y la protección de los derechos de los trabajadores si no hace esta investigación básica?", se pregunta Alves da Mota. Tras la due diligence, si se descubre que el tercero en cuestión emplea a trabajadores en condiciones sospechosas o poco transparentes, hay que denunciarlo al Ministerio Público del Trabajo, que suele investigar estas denuncias muy seriamente.

En la actualidad, los consumidores son cada vez más conscientes de las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza ("ESG", por sus siglas en inglés), y presionan a las marcas que consumen para que sean más cuidadosas con sus cadenas de suministro. En medio de este nuevo escenario, un programa avanzado de riesgo y compliance -que ayude a su empresa a evitar riesgos como la implicación con el trabajo esclavo- ya no es una obligación normativa, sino una condición básica para la supervivencia de su negocio. Piénselo.