September 13, 2021 | ENFOQUE

Desde las cremalleras hasta el vidrio, la escasez de suministros lastra la economía de EEUU 

Servicio en español de Reuters para América Latina
Reuters
Howard Schneider
Howard Schneider
Reportero del Fed en Thomson Reuters
Timothy Aeppel
Timothy Aeppel
Escritor en Reuters

Para Lauren Rash, son las pequeñas cosas las que han dificultado la producción en su fábrica de tiendas de campaña, como los múltiples matices del velcro negro.

Su empresa, Diamond Brand, acaba de lanzar una nueva línea de tiendas de campaña de alta gama, llamada Liminal, que cuenta con las aperturas de ventilación y los cierres que exigen los campistas más exigentes. Pero eso significa utilizar mucho velcro. Y ese es el problema, porque el velcro negro tiene muchas tonalidades, según el tipo de resina plástica en bruto que se utilice para fabricarlo.

"Si tengo existencias antiguas y las pongo con las nuevas", los colores no coinciden, dice Rash, añadiendo que los velcros de color negro no tienen la misma tonalidad.

Antes de que las rupturas de la cadena de suministro y la escasez se extendieran por todo el mundo tras la pandemia de COVID, comprar las piezas para una línea de montaje era a menudo tan fácil como pulsar un botón y esperar unos días o, como mucho, unas semanas para la entrega.

Ya no es el caso.

Ahora la escasez de metales, plásticos, madera e incluso botellas de licor es la norma.

El resultado es un mundo en el que los compradores deben esperar a que se les entreguen artículos que antes eran abundantes, si es que pueden conseguirlos. Rash tiene montones de tiendas de campaña que no puede enviar porque no puede obtener los tubos de aluminio adecuados para sus armazones, por ejemplo, mientras que otras carecen de las cremalleras adecuadas.

Además de la escasez, los precios han aumentado considerablemente, lo que ha alimentado el temor a una ola de inflación sostenida.

Existe una tensión creciente entre los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal sobre la forma de calibrar el impacto a largo plazo en los precios. Algunos responsables de la estrategia de la Reserva Federal están más convencidos que otros de que las presiones sobre los precios remitirán cuando se resuelvan algunas de las interrupciones de la cadena de suministro. La evolución de este debate podría influir en la rapidez con que la Reserva Federal reduzca el ritmo de las compras de activos iniciadas al comienzo de la pandemia, y en la rapidez con que eleve el tipo de interés oficial desde su nivel actual, cercano a cero.

Rash y otros productores locales participaron recientemente en un amplio foro con el presidente de la Reserva Federal de Richmond, Tom Barkin, que se centró en los retos que plantea para la recuperación de EEUU los problemas de la cadena de suministro, que no se están resolviendo con la rapidez que esperaban los dirigentes.

La escasez está afectando a todo tipo de productos, desde las excavadoras hasta el bourbon. El fabricante de maquinaria pesada Caterpillar Inc advirtió en julio que sus beneficios se verían afectados en el trimestre en curso, en parte por el aumento de los precios de los componentes difíciles de conseguir. La empresa dijo, entre otras cosas, que está buscando formas de abastecerse a partir de proveedores no tradicionales para hacer frente a la escasez de resina de plástico y semiconductores.

Lawson Whiting, director ejecutivo del productor de bebidas alcohólicas Brown-Forman Corp, dijo a los inversores a principios de este mes que la escasez de "materiales clave para el envasado, sobre todo de vidrio" sigue creando problemas para la empresa, conocida por las marcas Jack Daniel's y Woodford Reserve.

Siguen surgiendo nuevos retos, como las interrupciones provocadas por los huracanes en las refinerías de petróleo de Estados Unidos, que vuelven a amenazar el suministro de plásticos y otros materiales básicos.

Algunas industrias se apresuran a construir nuevas fábricas, como los productores de semiconductores, presionados para alimentar un apetito cada vez mayor de chips necesarios para los automóviles y la electrónica. Pero no todos los productores se muestran ansiosos por construir nuevas plantas. El sector de las bicicletas, por ejemplo, está muy concentrado en Asia, y los productores de esa región temen que el actual aumento de la demanda sea sólo pasajero.

"Las fábricas asiáticas lo han visto una y otra vez", dijo Brent Graves, director general de Cane Creek Cycling Components, otro pequeño fabricante de Fletcher, Carolina del Norte, que depende en gran medida de los proveedores asiáticos para las piezas de bicicleta. "Dicen: 'Bueno, haremos algunas horas extras'. Pero en términos de inversión bruta en instalaciones, en general son reacios a hacerlo".

Para agravar el problema actual, las líneas de suministro están atascadas. Con tantos fabricantes que se apresuran a crear suministros al mismo tiempo, los contenedores, barcos y camiones necesarios para trasladar las mercancías a menudo no se encuentran disponibles, y su coste se ha disparado cuando sí lo están. Este hecho ha perturbado algunos de los mecanismos que normalmente ayudan a mantener tanto los suministros como los precios bajo control.

David Reilly, presidente de United Solutions, un fabricante de plásticos de Leominster (Massachusetts), afirma que el aumento de los precios de las resinas —estima que han subido un 100% en el caso de algunos tipos en el último año— es su mayor reto.

Normalmente, pediría a sus compradores que buscaran resinas más baratas en los mercados de ultramar, incluida China.

"Pero no podemos hacerlo", dice, porque los precios de los envíos han subido tanto que anulan cualquier ventaja de precio. "Ahora mismo, los productores de Norteamérica no tienen la fuerte competencia que tendrían si los precios de los contenedores volvieran a bajar".

De vuelta a la fábrica de tiendas de campaña, Rash dijo que su enfoque del problema ha echado por tierra años de trabajo para hacer su fábrica más eficiente. No es raro que una carpa requiera 48 piezas distintas, dijo, y cuando no se puede depender de la obtención de todos esos artículos, se tiende a abastecerse de lo que se puede, algo que puede observarse en algunos rincones de la fábrica.

Mostrando el camino a través de un laberinto de estanterías, Rash coge un tubo de acero galvanizado. "Tengo cien de estos, que están bien. Los usaré", dice. "Pero los dos (tamaños de tubo) que tengo pendientes no los puedo conseguir".

Descubra nuevas oportunidades con datos y contenido exclusivos ofrecidos por Eikon.