1. Inicio
  2. Blog Refinitiv
  3. Insights del mercado
  4. ¿Qué señales de inflación en EEUU harían que la Fed cambiara de rumbo?

November 19, 2020 | TRADING INSIGHTS

COVID-19: Are emerging markets recovering?

Servicio en español de Reuters para América Latina
Reuters
Caroline Valetkevitch
Caroline Valetkevitch
Corresponsal en Reuters

Un aumento de los precios de consumo en Estados Unidos mayor de lo esperado ha puesto a los inversores en alerta por si aparecen más señales de presión inflacionista que puedan inclinar a la Reserva Federal a subir las tasas de interés.

Varios inversores dijeron que el informe sobre el índice de precios al consumidor publicado el miércoles no es suficiente para incitar a la Reserva Federal a cambiar de rumbo en su política monetaria. Sin embargo, la noticia, que alimentó la preocupación de que la principal economía del mundo esté avanzando hacia una mayor inflación sostenida, agitó los mercados.

"La cuestión es si este brote de inflación es transitorio o ha llegado para quedarse. Y el tiempo lo dirá. Creo que ha llegado para quedarse hasta que se vean mitigados los costes laborales y los de las materias primas", dijo Peter Tuz, presidente de Chase Investment Counsel en Charlottesville, en el estado de Virginia.

"Obviamente, esto hace pensar que quizá la Fed tenga que cambiar su política monetaria expansiva antes de lo previsto".

Los principales índices bursátiles de Estados Unidos terminaron el miércoles con caídas de en torno al 2%  tras el informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, que mostró que el índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0,8% el mes pasado, la mayor subida desde junio de 2009. El IPC subyacente, que excluye las partes más volátiles de los alimentos y la energía, subió un 0,9%.

"Más caliente de lo esperado, pero sin sobrecalentamiento", dijo sobre el estado de la economía Gregory Daco, economista jefe para Estados Unidos de Oxford Economics en Nueva York. "La Fed no va a cambiar ninguna medida por un solo informe, así que no esperaría que esto cambiara el juego".

Los inversores están centrando su atención en los próximos datos macroeconómicos del jueves que podrían completar el panorama sobre la inflación, especialmente los datos de los precios de producción de EEUU para abril. Los economistas esperan que la inflación al por mayor aumente, como lo hizo en marzo.

El viernes se publicarán las ventas minoristas de abril, la producción industrial y las cifras de los inventarios empresariales.

Los observadores de la inflación se preguntan si la recuperación de la economía tras la pandemia de COVID-19 está empezando a cobrar demasiado impulso. Los estadounidenses se están vacunando contra el coronavirus, y muchos estados del país están levantando las restricciones a las empresas. En marzo se enviaron cheques de estímulo a los hogares que cumplían los requisitos, lo que contribuyó a impulsar la demanda.

Sin embargo, las pruebas no son claras. El informe de empleo del viernes mostró que el crecimiento del empleo en EEUU se ralentizó inesperadamente en abril, lo que acostumbra a ser interpretado como una señal de enfriamiento de la actividad.

El vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, dijo el miércoles que pasará "algún tiempo" antes de que la economía estadounidense esté lo suficientemente saneada como para que la Fed se plantee retirar sus niveles de apoyo frente a la crisis, así como que espera que la subida de los precios sea temporal.

¿Inflación pegajosa?

Algunos participantes en el mercado señalaron que la reacción de los bonos del Tesoro estadounidense al informe del IPC fue más moderada que la de las acciones, lo que sugiere que los expertos en vigilancia de las tasas de interés no prevén un endurecimiento por parte de la Fed.

"La opinión general es que estos aumentos de precios son todavía transitorios (....) (De lo contrario,) el mercado de bonos debería estar más preocupado por ello, y no lo está", dijo Patrick Leary, estratega jefe de mercados y operador senior de Incapital en Minneapolis.

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subió 7,1 puntos básicos, hasta el 1,695%, a última hora del miércoles, después de haber subido hasta el 1,697%, su nivel más alto desde el 13 de abril y a punto de registrar su mayor aumento en un día desde el 18 de marzo.

La preocupación por el posible aumento de la inflación y las tasas de interés ha perjudicado recientemente a algunos valores de crecimiento de gran capitalización. Este patrón continuó el miércoles, con el Nasdaq liderando las pérdidas entre los tres principales índices bursátiles de EEUU.

La pregunta que se hacen los inversores es: "¿Cuánto tiempo van a estar los tipos por los suelos?", según dice Quincy Krosby, estratega jefe de mercado de Prudential Financial en Newark, en el estado de Nueva Jersey.

"Un solo dato no va a cambiar la posición de la Fed", añadió. Van a ser necesarios más datos para que eso ocurra, incluyendo "datos que sugieran lentitud con una inflación y unos costes mayores. No estamos ahí. Todavía estamos en la fase de rebote".

Descubra nuevas oportunidades con datos y contenido exclusivos ofrecidos por Eikon.