1. Inicio
  2. Blog Refinitiv
  3. Insights del mercado
  4. Tendencia alcista del oro
GLOBAL-METALS/

INFORMACIÓN DE TRADING

Tendencia alcista del oro

Nuestro Market Voice de julio analiza el impacto económico causado por la pandemia de COVID-19 en el precio del oro y las medidas de estímulo inyectadas por los bancos centrales y los gobiernos para amortiguar la volatilidad.

  1. Los bancos centrales y los gobiernos han inundado de liquidez los mercados para contrarrestar la crisis económica causada por el COVID-19, pero ¿cuál ha sido su impacto en el precio del oro?
  2. El precio del oro se recuperó tras su caída inicial. Sin embargo, este aumento en la demanda se observó principalmente en los EE.UU. y Europa.
  3. Las perspectivas para el oro siguen sin estar claras. Por un lado, los mercados podrían recuperarse de los peores efectos del COVID-19 y el precio del oro podría bajar. Por otro lado, si la economía mundial se deteriora, los inversores podrían volcarse cada vez más hacia el oro en busca de rendimiento.

El impacto de la crisis de COVID-19 en el clima económico general ha sido profundo. La volatilidad aumentó considerablemente (el VIX se disparó) y los mercados se volvieron inestables, registrando considerables pérdidas en el proceso.

La respuesta tanto de los bancos centrales como de los gobiernos fue rápida, inyectaron una cantidad de liquidez sin precedentes en el sistema.

Los bancos centrales en general abandonaron completamente sus prudentes medidas de política monetaria e inflaron sus balances para impulsar la economía, mientras que los gobiernos implementaron un grupo de medidas para mantener a flote a su país.

Eikon: Impulse su análisis de los mercados financieros con el último conjunto de herramientas

Desconexión entre la macroeconomía y los mercados de valores

Acto seguido, el S&P volvió a alcanzar su nivel anterior a COVID-19. Sin embargo, nunca en nuestra historia hemos visto una desconexión tan significativa entre el rendimiento del mercado de valores y los indicadores macroeconómicos subyacente.

Las cifras de desempleo en los Estados Unidos, por ejemplo, alcanzó casi los 25 millones durante el punto álgido de la crisis, y desde entonces sólo se han retraído moderadamente. Hay pruebas sólidas que sugieren que la cifra real es probablemente un 10 ó 15% más alto debido al gran número de personas que aún no han presentado una solicitud de desempleo porque están recibiendo un pago durante su suspensión laboral.

Figura 1 – El desempleo en los EE.UU. y la relación S&P P/E: Las valuaciones de las acciones siguen siendo caras en un mercado laboral subyacente débil.

Fuente: Refinitiv Datastream

Además, el clima de negocios en la economía más grande del mundo es moderado, como lo indican las cifras negativas de producción industrial y el PIB que también es probable que se contraiga este año.

En cualquier otra circunstancia, donde un mercado libre de laissez-faire adecuado hubiera seguido su curso, en oposición a las draconianas intervenciones keynesianas que hemos visto hasta la fecha, la economía mundial estaría probablemente en un estado considerablemente peor, y dirigiéndose hacia una depresión económica.

Figura 2 - El PIB y la producción industrial de los EE.UU.: La contracción de la actividad industrial tendrá sus repercusiones en el crecimiento económico.

Fuente: Refinitiv Datastream

Sin embargo, dados los estragos y las consecuencias socioeconómicas que esto tendría, los responsables políticos han decidido lo contrario e inundaron los mercados con dinero y bajas tasas de interés. Teniendo esto en cuenta, no es sorprendente que los mercados bursátiles se hayan recuperado casi por completo; toda esa liquidez está en busca de rendimiento y, a pesar de la prolongada corrida alcista durante varios años, los inversores parecen tener pocas alternativas de inversión.

¿Cuál ha sido el impacto en el precio del oro?

En el entorno actual, el oro tiene una increíble tendencia alcista.

Esta gran cantidad de liquidez en algún momento apuntará hacia la inflación, que en efecto ya estamos presenciando por la caída y los rendimientos negativos de los bonos en varios países europeos, y el optimismo del mercado bursátil a pesar de la frágil tendencia subyacente.

Por lo tanto, ante toda esta adversidad, se esperaba que el precio del oro tuviera un buen desempeño hasta la fecha, lo que así ha sido, aumentando en un 19% sobre una base interanual. En comparación con algunas otras clases de activos más profundamente enraizados en las mareas macroeconómicas, se trata de un rendimiento aceptable.

De manera un tanto sorprendente, una vez que las implicaciones relacionadas con COVID-19 llegaron al mercado junto con todo lo demás, el precio del oro también se desplomó, impulsado por la necesidad de efectivo para satisfacer las demandas de margen de los operadores.

Figura 3 – Índice del rendimiento del precio del oro, S&P y petróleo: El oro, comparado con algunos otros activos, ha tenido un buen desempeño en lo que va del año.

Fuente: Eikon

Sin embargo, con el paso del tiempo el precio del oro comenzó a subir, alcanzando su nivel más alto en los últimos ocho años rozando los 1.800 dólares por onza. En 2011 sobre la base de un escenario similar, alcanzó su máximo histórico de 1.920 dólares por onza, donde las consecuencias de la gran crisis financiera provocaron una ola masiva de compras por parte de los inversores.

El dólar estadounidense y el precio del oro

En esta ocasión, ese entusiasmo sólo se detectó en algunas partes del mundo.

Debido a la persistente fortaleza del dólar, las monedas de los mercados emergentes se debilitaron y, como resultado, el precio del oro en un montón de otras monedas registró en realidad máximos históricos, como en China y la India, suprimiendo nuevas ventas y aumentando el reciclaje en el proceso.

En los mercados sensibles a los precios, la demanda de los consumidores se desplomó, ya que muchos de ellos no tenían acceso al mercado. Sin embargo, no es el caso de los Estados Unidos y Europa, donde la demanda se disparó. Se disparó tanto que surgió una considerable escasez de monedas, barras y granos.

El confinamiento en general dio lugar al cierre de las principales casas de moneda, refinerías y minerías por igual, paralizando la cadena de suministro mundial. De repente, cuando la demanda se disparó, el metal escaseó y, en consecuencia, la disponibilidad en los mercados donde se necesitaba se agotó rápidamente.

Con pocos vuelos para transportar el metal y los consumidores de los Estados Unidos y Europa luchando por productos de inversión, las primas se dispararon hasta alcanzar a veces incluso un 100% sobre el precio spot y los operadores vendieron rápidamente su inventario.

Figura 4 – Inventarios de almacén de oro del COMEX: Los inventarios aumentaron tras el incremento de los requisitos de entrega en un mercado estadounidense extremadamente restringido.

Fuente: Eikon; CME

Trading en los mercados bursátiles de metales preciosos

Como último recurso, muchos recurrieron al CME para la entrega de metales fuera de sus stocks almacenados, y en lugar de liquidar contratos de futuros, lo que ocurre el 99% de las veces, los operadores empezaron a utilizar la opción del intercambio de activos físicos, exigiendo la entrega del metal físico.

La súbita gran cantidad de órdenes de entrega del metal físico hizo temblar los cimientos de los mercados, que rápidamente tuvieron que emitir un nuevo contrato y reabastecerse.

El trading no sólo aumentó en COMEX, sino también en otros mercados de valores. De hecho, la actividad de trading de las 13 bolsas de metales preciosos en todo el mundo, y que fueron monitoreadas en Eikon, se desempeñó bien en la primera mitad del año, aumentando un 12 por ciento o de 17k toneladas a 130k toneladas.

Figura 5 - Actividad de trading en las bolsas de oro: El aumento de la actividad de trading en las bolsas refleja el afán subyacente por el oro en los mercados occidentales.

Fuente: Eikon

Esta fuerte tendencia también se observó en la demanda de productos comercializados en bolsa (ETP, por sus siglas en inglés), que alcanzó la mayor afluencia registrada de 742 toneladas, lo que elevó el total de las explotaciones a 3.580 toneladas (lo que representa un valor de mercado de 204.000 millones de dólares) a finales de junio. Una vez más, América del Norte resultó ser uno de los principales culpables. Esto se sumó a las explotaciones totales, pero Europa y Asia también contribuyeron al aumento.

¿Cuáles son las perspectivas para el oro?

Una encuesta trimestral de Reuters, disponible en Eikon, proporciona información sobre las previsiones de precios de varios productos básicos, en la que más de 30 contribuyentes presentan sus últimas expectativas.

Aunque las últimas actualizaciones son de abril, la tendencia refleja bien la historia del oro. Sigue habiendo una fuerte alza, pero hay una posibilidad razonable de que lo peor pase y todo vuelva lentamente a la normalidad, sea lo que sea.

Sí, el dolor se sentirá, pero no hasta el punto de tener repercusiones significativas en los mercados internacionales. Después de todo, no todos los sectores se ven igualmente afectados por la tendencia actual y los gobiernos de todo el mundo han brindado una gran cantidad de apoyo.

Figura 6 - Encuesta de precios de Reuters: Una gran cantidad de expertos del mercado presentan sus proyecciones sobre el precio del oro.

Fuente: Eikon — Encuesta sobre materias primas de Reuters

La media alcanzó 1.655 dólares por onza para 2020, aumentando a un promedio de 1.704 dólares por onza para el próximo año, lo que refleja una tendencia creciente, pero nada escandalosa dado que el precio spot actual cotiza en torno a los 1.800 dólares por onza.

Nuestro escenario algo más optimista para el oro, se refleja en un escenario más pesimista para el progreso económico mundial a corto y mediano plazo. Los responsables de las políticas han hecho un gran trabajo amortiguando el primer impacto y evitando que la economía mundial se detenga, pero una vez que el paciente deje el seguro de vida, las cosas podrían rápidamente volver a ponerse feas de nuevo.

Podríamos ver resurgir un aumento en el número de desempleados, combinado con cierres de empresas, y el apoyo del gobierno no será ilimitado. Aquellos con fuertes reservas de capital podrán soportar la crisis e incluso adquirir algunos activos en riesgo por unos pocos dólares.

Sin embargo, muchas empresas tendrán dificultades para hacer frente a los gastos generales y otros costos (operativos) que siguen estando presentes si se enfrentan a cero o bajos ingresos durante varios meses.

Así pues, y a pesar del aumento de la liquidez, es probable que el clima de inversión sea cauteloso, y los inversores seguirán buscando rendimientos.

Con los precios de los bonos inflados y las acciones caras en una relación PE ratio de 24, los inversores buscarán en otra parte, y el oro podría proporcionar ese tipo de exposición con la que uno se siente más cómodo dado el actual e incierto clima futuro. Si eso se cumpliera, incluso nuestra previsión más optimista de un precio medio del oro de 1.700 dólares por onza este año y de 1.855 dólares por onza en 2021 podría resultar demasiado pesimista.

Eikon: Impulse su análisis de los mercados financieros con el último conjunto de herramientas

Johann Wiebe

Johann Wiebe

Analista líder de metales

Share